UNIVERSITAT POLITÈCNICA VALÈNCIA

 

El pasado lunes 4 de noviembre los alumnos del Master en Ingeniería del Hormigón visitaron la fábrica de la empresa PRECON situada en la población de Buñol, cerca de Valencia.

PRECON es una empresa líder en España en la industrialización de la construcción a través del diseño, fabricación, transporte y montaje de elementos prefabricados de hormigón armado y/o pretensado.

La empresa nació en 1952 y pertenece al grupo Cementos Molins. Durante su historia ha ido creciendo y actualmente se encuentra presente en varios países, tanto en América como en el área mediterránea.

La visita se organizó en dos partes: la primera consistió en una presentación de la empresa y de sus obras más representativas por parte de los técnicos de PRECON.

En la segunda parte se realizó un recorrido por las diferentes naves de fabricación, talleres auxiliares y el laboratorio de control de calidad. Se pudo observar en detalle las técnicas de fabricación, así como los diferentes elementos que se estaban realizando en ese momento: vigas de gran luz, soportes prefabricados, paneles de fachada, escaleras, etc.

Con esta actividad los alumnos pudieron conocer directamente las posibilidades que ofrece el uso de elementos prefabricados de hormigón, complementando su formación práctica. 

La Universitat Politècnica de València (UPV), a través del Instituto Universitario de Ciencia y Tecnología del Hormigón (ICITECH), ha realizado recientemente las pruebas de fatiga de los puentes del Quisi y Ferrandet, construidos en 1914, y que forman parte de la Línea 9 (Benidorm-Dénia) del TRAM d'Alacant.

Se trata de un ensayo de primer nivel y de referencia mundial en el campo del mantenimiento y conservación del patrimonio de la ingeniería civil valenciana, ya que es uno de los muy escasos de esta naturaleza -un tramo completo de puente en estas condiciones controladas- que se han realizado a escala mundial. Su objetivo es determinar la resistencia a la fatiga de estas estructuras, para aumentar la seguridad, y comprobar su vida restante. El estudio cuenta con la participación de la empresa CALSENS (spin-off de la UPV) y con la colaboración de la Universidad de Alicante.

En el proceso de análisis y pruebas se sometió a diferentes ensayos de resistencia a la fatiga un tramo original del viaducto de Ferrandet, de unos 20 metros. Los puentes en estudio cuentan con tramos y características prácticamente idénticas, por lo que con estas pruebas es posible conocer el comportamiento de ambas estructuras.

En el Máster en Ingeniería del Hormigón de la UPV realizamos diferentes actividades a lo largo del curso para completar la formación de nuestros alumnos, y tratamos de hacerlo de una forma amena y divertida. Una de esas actividades es la de comprobar 'in situ' y de la mano de sus responsables algunas de las estructuras y construcciones más interesantes.

Así, por ejemplo, durante el curso 2017-18 los alumnos de la asignatura de Historia y Estética del Hormigón Estructural del Master realizaron un viaje de estudios a Madrid en el que pudieron visitar relevantes obras de ingeniería estructural, como la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, con su forma de sombrero mexicano, obra de Félix Candela; los cuatro rascacielos construidos al final del Paseo de la Castellana, que figuran entre los edificios más altos de España; el Hipódromo de la Zarzuela, de Eduardo Torroja; el Puente atirantado de Las Rozas, del ingeniero Juan José Arenas, y el centro cultural NCC en Pozuelo de Alarcón, del estudio Fündc.

Un equipo de la Universitat Politècnica de València (UPV) dirigido por el profesor José Miguel Adam y que cuenta con el apoyo de una Beca Leonardo de la Fundación BBVA, ha desarrollado un proyecto de diseño de las columnas de esquina cuyo objetivo es evitar el colapso total de edificios críticos (hospitales, colegios, terminales de pasajeros...) en caso de ataque terrorista, accidentes o desastres naturales como terremotos. 

Este proyecto aspira a dotar a los edificios críticos o de alta ocupación de mayor robustez y seguridad y a reducir su vulnerabilidad y el número de víctimas en caso de siniestro. Según explica el profesor Adam, "se trata de definir técnicas de diseño que permitan crear caminos de carga alternativos, de tal forma que, cuando una columna falla, su carga se redistribuya entre otros elementos del edificio".

 

Profesores del MUIH e investigadores de la Universitat Politècnica de València (UPV), pertenecientes al Instituto de Ciencia y Tecnología del Hormigón (ICITECH), han obtenido por primera vez a nivel mundial un hormigón celular (HCT) ligero y aislante en el que el 85% de los materiales son residuos.

Para su fabricación, se emplean papel de aluminio doméstico, cenizas de cáscara de arroz y residuos procedentes de la fabricación de hierro en altos hornos o de la obtención de combustibles.
Se trata de un material cuya huella de carbono -y por tanto sus implicaciones en términos de efecto invernadero-, es tan solo del 22% con respecto a la de los actuales hormigones celulares, o lo que es lo mismo, el proceso para su obtención genera alrededor de un 78% menos de emisiones contaminantes. Todo ello lo convierte en el hormigón celular más ecológico obtenido hasta la fecha a nivel internacional. El trabajo de los investigadores de la UPV ha sido publicado en la revista Green Chemistry.
Alba Font, del Grupo de Investigación en Química de los Materiales de Construcción (GIQUIMA) del ICITECH-UPV, explica que "el hormigón convencional es el material de construcción con mayor demanda y empleo indiscriminado. El hormigón celular (HCT) se presenta como una alternativa sostenible que reduce el volumen de material necesario y, por tanto, el coste de las construcciones. Además, aumenta la eficiencia energética por ser un material aislante".